Nacida para reina

Hace 50 años, una joven española se instaló en el corazón de Europa. Nacida para reina cuenta, de la mano de sus amigos y familiares, la historia de Fabiola de Bélgica en el aniversario de su boda con el rey Balduino. El periodista y primer biógrafo de Fabiola hace un retrato certero y cercano de la Reina de los belgas y traza un recorrido por nuestra historia y la vida de esta española que, no siendo de sangre real, accede a un trono europeo. El autor nos desvela la extraordinaria personalidad de una mujer de profundas convicciones religiosas aunque, al mismo tiempo, moderna e independiente, con inquietudes artísticas, capaz de saltar por encima de las convenciones sociales del entorno aristocrático al que pertenecía.


Capitulo I
La Reina, el apelativo familiar

Alegre, aunque de pocas palabras. De mirada sincera, transparente. Serena, con la sensación íntima de tenerlo todo controlado, la niña Fabiola desplegaba un aire de cierta superioridad que la hizo merecedora de un cariñoso apelativo familiar: era La Reina. Y años después, Tía Queen.

Así la llamaban desde muy pequeña sus seis hermanos, en un ambiente de gran normalidad, sin más aspiraciones que los propios de una familia bien situada económicamente, socialmente, entroncada con la aristocracia madrileña de finales de los años veinte, que concentraba en una palabra el carácter de la pequeña Fabiola: discreta, nada retraída; muy pendiente de las inquietudes de los demás, nada egoísta; soñadora, sensible y cumplidora con todos sus encargos, incluso más allá de las pequeñas obligaciones propias de una niña que se formaba en el seno de una familia numerosa.

Era inimaginable, evidentemente. Pero la propia película de su vida hizo realidad aquel cariñoso apelativo familiar. Fabiola reinó, en efecto. Y despertó la admiración y la simpatía de todo un país, España, que había ignorado hasta entonces la existencia de una joven aristócrata entregada desde muy niña a hacer más fácil la vida de los demás.


Versiones
Francés

Neerlandés

Audiolibro