La sonrisa que cautivó España

Algunas de las mejores anécdotas y fotografías de la Reina han permanecido inéditas hasta la aparición de este volumen. Sus páginas recogen vivencias personales y actos oficiales de profunda significación y ofrecen una visión sobre la personalidad de Doña Sofía que puede considerarse definitiva.
El prólogo ha sido escrito por Sabino Fernández Campo, que en 1977 fue designado por el Rey Juan Carlos I Secretario General de la Casa de Su Majestad el Rey hasta 1993, siendo al mismo tiempo, desde 1990, Jefe de la Casa de Su Majestad.
Es imposible hablar de la historia de la Monarquía española sin nombrar a Fernández Campo.


Capitulo I
Desde su nacimiento, unida a la voluntad popular

Ha conocido la crudeza de la vida. Ha experimentado la excelencia del poder. Desde su infancia, en Grecia, el exilio. Hasta su madurez, en España, la consolidación de su reinado.

Hija del príncipe Pablo y la princesa Federica, doña Sofía nació en Atenas el 2 de noviembre de 1938, tres años después del referéndum que puso fin al breve periodo republicano.

La monarquía griega convivía en la vieja Europa con el auge de vigorosas y ambiciosas dictaduras. Entonces, vino al mundo el primer fruto del matrimonio de los herederos de Jorge II, que pensaban bautizar a su hija con el nombre de Olga. La voluntad de los propios ciudadanos griegos modificó los planes de la joven familia heredera, ya que debería llevar el nombre de su abuela, Sofía de Prusia, para cumplir la tradición. El primer hijo o hija de los príncipes se llamaría como su abuelo o abuela. Por ese motivo, la recién nacida fue inscrita con los nombres de Sofía, Margarita, Victoria, Federica.